Leyendas de Yucatán

Leyendas de Yucatán

Quienes han visitado este bellísimo estado de la República Mexicana sabrán que las leyendas de Yucatán son horripilantes, sobre todo las que tratan acerca de cosas que ocurrieron cuando los hacendados dominaban la región.

De hecho, cerca de la capital los nativos cuentan que en uno de esos caserones, uno de los más jóvenes sirvientes fue asesinado por su patrón, al momento de que éste quiso ultrajarlo. Los demás criados que se encontraban en la propiedad no hicieron nada para defender al chico.

Poco tiempo después de lo ocurrido, el amo de la hacienda perdió la vida en circunstancias poco claras. Con el correr de los años la hacienda se empezó a deteriorar y la poca gente que aún permanecía en el lugar decidió mudarse a la ciudad de Mérida.

Se dice que el fantasma del niño vaga por los rincones asustando a quien encuentra en su camino, pues quiere hacer sentir a otros el terror que él sintió en aquella tarde.

Otra localidad en donde han sucedido varias leyendas de Yucatán es en Puerto Progreso. Ahí de vez en cuando aparece una embarcación fantasma. No se sabe si se trata de una nave común y corriente o de un barco pirata. Lo que sí te podemos decir es que cuando llega a ocurrir este fenómeno, comienza a soplar una brisa helada que cala hasta los huesos.

Hay personas que han tratado de filmar el extraño navío, pero al final todas las pruebas resultan insuficientes, pues la bruma que acompaña al barco, dificulta la visibilidad.

Ya en años más recientes, podemos referirnos al Hospital Peninsular, clínica clandestina tristemente célebre, ya que siguiendo la huella de varias versiones, se sabe que ahí se llevaron a cabo más de cinco centenas de abortos ilegales. Desde hace más de cinco años, el nosocomio permanece clausurado. Sin embargo, gente de todas las edades que transita por afuera de la clínica asegura haber escuchado llantos de bebés y alaridos de señoras.